No dejes de verme ni un segundo.

No dejes de verme ni un segundo.

No me hagas decirlo de nuevo.

Ponte de rodillas ahora.

Arrástrate hacia mí, lentamente.

Mientras gateas, mírame a los ojos todo el tiempo.

Como ves, mi polla ya está dura para ti.

Sabes lo que viene a continuación.

Sabes qué hacer.

Desabrocha mis vaqueros.

Mete la mano y siente esa polla que estás a punto de meter en tu boca.

Saca esa polla.

Escupela.

Lámela de arriba a abajo.

Hazlo sin preocuparte donde cae la saliva.

Hazlo descuidado.

Hazlo desordenado.

Me encanta cómo te ves mientras meto mi polla a través de tus labios y empiezo a follarte la boca.

Me encanta la mirada en tus ojos cuando sientes que la polla te deja sin respiración.

Me encantan los sonidos que emites cuando empiezas a tener arcadas.

Me encanta la forma en que se te humedecen los ojos cuando comienzo a follar tu garganta sin tener cuidado.

Soy adicto a tu obediencia.

Usando tus agujeros.

Para mi placer.

Y sé que te encanta cuando te uso.

Usarte como una puta.

Usarte como mi ramera.

Publicado por: pandemonium
Publicado: 23/05/2022 17:37
Visto (veces): 82
Comentarios: 1
A 4 personas les gusta este blog
Comentarios (1)

frambuesadulce | 28/05/2022 15:47

Momentos salvajes, pero yo tb te enseñaría lo que es sexo tierno. La mezcla de las dos es la fórmula perfecta. 😉

pandemonium | 28/05/2022 16:12

La verdad, aunque me halagan tus palabras, ya llevo muchos años recorridos y se exactamente qué es lo que me gusta. El sexo tierno, lo probé en su momento, y decidí dejarlo atrás. Y a estas alturas dudo que pueda cambiar.

frambuesadulce | 28/05/2022 16:15

Cada uno tiene sus gustos, nadie puede cambiar lo que quiere.

Nuestra web sólo usa cookies técnicas para el correcto funcionamiento de la web. Más información