Por sorpresa

Por sorpresa

Fue sorprendente que ocurriera lo que les voy a contar, un día de unas semanas atrás fallece la madre de un antiguo compañero de alguno de mis muchos trabajos, se lo comento a una amiga felizmente casada y con la que a lo largo de los años mantengo contacto cercano pues hemos coincido en trabajos, compartido muchas actividades de nuestras vidas. Conozco a su pareja con la cual siempre mantengo una relación cordial, pero mi relación fuerte siempre es con ella. Total para no extenderme que quedamos para ir un momento al duelo y presentar nuestros respetos al amigo. Cuando el día acordado pasa a recogerme en el lugar y hora acordados, la encuentro algo rara, como de mal humor. Pero bueno como no íbamos de fiesta tampoco le pongo mayor importancia. Me comunica al subir que teníamos que recoger a su marido que también iba al duelo, pues también conoció en su momento  al amigo que perdió a su madre.
Total que los tres en comandita vamos al duelo y efectivamente llegamos y estuvimos acompañando a nuestro amigo en común durante el rato que nos fue posible. Al devolver a su marido a su oficina de trabajo empezó todo a ir saliéndose de madre. Me dijo que si tenía prisa o si podía acompañarla a un apartamento que tenía en una zona turística cercana para que la ayudara a cambiar los bombillos de dicho apartamento pues tenía intención de alquilarlo para el verano.  A lo cual como podía le dije que si.
No soy amigo de subir escabeles a si que le dije que eso era cosa de ella, a  lo cual no opuso pega alguna. Por el rabillo del ojo pues íbamos en la posición de piloto y copiloto observe que sería interesante pues su traje le llegaba a medio muslo y como tuviera que subir mucho mientras le atajaba la escalera y alcanzaba los bombillos me daba una perspectiva lujuriosa.
Nada más llegar, nos organizamos rápido y aunque costo centrar la escalera con la lámpara central pronto estaba ella subiendo y como era de esperar la visión de sus muslos y sus tangas fueron apareciendo cada vez más nítidas, además sus generosas nalgas también.  Temí ir perdiendo fuerzas para atajar las escaleras. Total que cuando me pide el segundo bombillo se percata de mi incipiente erección a los cual esboza una sonrisa furtiva pero termina de colocar el bombillo. Para el tercero fuerza la postura y se remanga el traje hacia arriba con lo cual ya era imposible disimular ni sus formas ni mi empalmadera, lo cual en principio me incomodo.
Ella al percatarse me dice “Estas disfrutando de lo que ves”, yo me quede mudo sin saber que contestar. Ella sin cortarse un pelo baja de la escalera que aun sostenía yo como podía, y sin mediar palabra me suelta un morreo mientras me soba el paquete por encima del pantalón.
Ahí ya deje los reparos a un lado y mientras la apretaba a mi cuerpo y la besaba con ganas le agarraba su culo con toda mis ganas. Acto seguido le baje la cremallera del traje que termino en el suelo, le desabroche el sujetador y me puse a jugar y chupar sus pechos. Ya me estorbaba la ropa y me desnude más rápido que se cambia de ropa superman, ella aprovecho para sacarse las bragas y empezar a jugar con sus dedos en su coñito.
Cuando mi polla quedo liberada de los calzoncillos se acerco y con mucho cariño, pero con total decisión empezó a chuparme con ganas. Buf no sabía que hacer pero me estaba hasta mareando, así que antes de no poder evitar correrme, la alce por los hombros la tumbe sobre el sillón y empecé a comerle el coño como mejor sabía a lo que ella respondió con sus suspiros que pasaron a gemidos mientras jugaba con mi pelo y me apretaba contra sus vulva.
Pero ya me empezaba a molestar el no eyacular y ella pudo adivinarlo, o su calentura también iba en grado máximo, pues con voz firme me dijo “follame” y a eso que me puse. La penetre despacio para que me sintiera dentro de si poco a poco, para luego empezar con el vaivén del mete saca e ir acelerando el ritmo a la par que subía la intensidad de los suspiros y gemidos. Llegue unos segundos antes al orgasmo pero me aguanto la erección los segundos suficientes para que ella alcanzara el mismo. Rendidos caímos a cada lado del sillón. Nos besamos un poco más y nos aseamos antes de irnos.
Al entrar al coche para volver a nuestra vida diaria, curiosamente no hablamos de lo ocurrido, sino de nuestras cosas cotidianas como si aquello no hubiera ocurrido. Al llegar a mi destino, me baje del coche como siempre y me fui para mi casa.  Han pasado los días, nos seguimos viendo como siempre y no hemos hablado de lo ocurrido, es como si no hubiera ocurrido nada y no sé si forzar una pregunta a ver si surge o que pasa, mientras recordando el momento reconozco que alguna masturbación en su honor se da. Pero no sé cómo afrontar el tema o si dejarlo, pues ahora cuando la veo la trato igual, se que no dejará su relación por mí, pero si me gustaría poder hablarlo, no sé si se dará o si volverá a ocurrir. Ya veremos.

Publicado por: auritaloco
Publicado: 12/05/2022 16:35
Visto (veces): 465
Comentarios: 4
A 30 personas les gusta este blog
Comentarios (4)

rjmencey | 16/05/2022 01:08

Que hacer, que comedero ee cabeza... pero... y si si o si no... sal de la duda

auritaloco | 16/05/2022 15:18

Lo valoro

loveftv | 15/05/2022 11:02

Yo buscaría otro encuentro "casual" de esos. En esta ocasión, que necesites tú su ayuda

auritaloco | 15/05/2022 11:03

Gracias lo valoro

carlos-javier | 14/05/2022 13:33

Si me permites la sugerencia, quizás tengas alguna bombilla que cambiar en tu casa... Por lo visto, no se le da nada mal...

auritaloco | 14/05/2022 13:40

Te copio la idea

casado4668 | 14/05/2022 11:08

Uff difícil posición. Aunque sea posible dejar caer algo de forma eentienda que deseás hablarlo con ella

auritaloco | 14/05/2022 13:40

Igual tienes razón

Nuestra web sólo usa cookies técnicas para el correcto funcionamiento de la web. Más información