La habitación en penumbra

La habitación en penumbra

Yo estaba trabajando esa mañana, a destajo, dándolo todo por llegar a cumplir los objetivos y metas que nos marcamos en la empresa. Como cada semana viajo a la otra isla y suelo quedarme en el mismo hotel. Ella ya sabía que iba a ir, así que se las ingenió para darme una sorpresa.
Después de almorzar con unos clientes ya cansados me fui al hotel. Me recibieron en la recepción me registré y acto seguido me fui a la habitación. Abro la puerta y entro en una estancia en penumbra, un aroma familiar me dijo que alguien estaba esperándome. De pronto todo mi cansancio se transformó en excitación y comencé a temblar como un adolescente. Aún así entre con paso decidido y la encontré sentada en el pie de la cama con su espalda a la vista y sus brazos levantados mientras sus manos manejaban su linda cabellera con soltura. Esa postura es especialmente sensual según mi punto de vista. Ella giró la cabeza hacia mi y su sonrisa llenó de luz la habitación en penumbra. Comenzó a sonar una balada de los años ochenta que a los dos nos
encanta. Con su sonrisa y su mirada romántica se levantó y entonces cayó la toalla que cubría levemente su bonito cuerpo y desnuda se dirigió a mí hasta abrazarme y darme un beso que me transportó a un mundo de deseo por el que llevaba soñando. Poco a poco sus manos me liberaron de todo el tejido que cubría mi cuerpo y una vez desnudos los dos de la mano me mete con ella en la ducha. Ahí abrimos el agua y nos volvemos a abrazar mientras el agua cae templada sobre nosotros. Los besos se vuelven más intensos y mi pene se despierta poco a poco y empieza a apretar su vientre. Sus pezones cada vez más duros también presionan mi torso y la tensión sexual es cada vez más patente. Yo disfruto devolviendo sus besos con caricias por todo su cuerpo y cuando me doy cuenta ella ya está jugando con mi miembro en su boca. Terminamos la ducha después de no poca excitación y un orgasmo magnífico. Nos secamos u desnudos nos tiramos en la cama exhaustos pero sin quitarnos la mirada y las manos no dejaron de acariciarnos mutuamente. Después de una conversación volvimos a subir el nivel de deseo y de pasión y ahí se me puso encima y me montó y disfrutaba y me hacía disfrutar como hacía mucho que no lo hacía. La pasión que ponemos me recuerda siempre a la película Lucía y el sexo

Publicado por: jagpibex
Publicado: 22/04/2022 17:58
Visto (veces): 272
Comentarios: 2
A 10 personas les gusta este blog
Comentarios (2)

rjmencey | 25/04/2022 07:47

Muy sutilmente relatado.

casadacuckold | 24/04/2022 20:24

Precioso relato. Ojalá muchos cogieran consejo de este hermoso relato. Un beso Jag. Te deseo lo mejor.

Nuestra web sólo usa cookies técnicas para el correcto funcionamiento de la web. Más información